Decálogo para comprar un coche de segunda mano

Sin entrar en debate si es mejor comprar un coche nuevo o uno usado, el hecho es que en España se están vendiendo actualmente más coches de segunda mano que nuevos (estadísticas indican que se venden el doble de vehículos usados que nuevos).

La principal desventaja que tiene comprar un coche de segunda mano es que no sabemos exactamente el trato que se le ha dado. Además, en ocasiones se suelen ocultar fallos para que surjan alo más tarde del momento de la compra y así poder darnos gato por liebre. Es por estas razones que hemos decidido hacer un decálogo de las tareas a realizar antes de hacer una compra de un coche utilizado.

Las ideas claras

Nos suele pasar que queremos un coche que nos ofrezca una sensación deportiva pero a la vez que puedas llevar a toda la família cómoda, pero también que sea económico y de una marca prestigiosa. Que tenga pocos kilómetros, esté bien cuidado y no haya tenido ningún golpe.
Pero siendo realistas, hay que priorizar. Elige cuáles son tus prioridades y en base a esto, haz una lista de pros y contras y elige aquellos que más se ajusten a tus prioridades.

Inspección genérica del coche usado

Si bien todos nos fijamos en cómo está el coche exteriormente, el hecho es que son pocos los que prestan atención a los detalles. Detalles como el estado de los faros, las bisagras de las puertas o el maletero pueden darte algunas pistas de si ha tenido algún accidente.

Fíjate por ejemplo si un faro es más nuevo que el otro, esto podría ser indicativo de que ha sufrido un golpe. O bien mira que no hayan soldaduras ni en las puertas, ni en el maletero, ya que esto podría indicar también que ha sufrido algún accidente.

Si lleva una bola de remolque, es probable que tanto el motor, frenos y suspensión hayan sufrido sobreesfuerzos debido al tener que tirar o soportar carga excesiva con una caravana.

En el caso de que tenga cristales tintados o algún accesorio tipo alerón que no es de serie, bajos o llantas que no aparecen en la ficha técnica, será necesario comprobar que cumplen las homologaciones.

Comprobación interior del vehículo

Resta decir que si hay algún piloto encendido en el cuadro de mandos o aviso en el cuadro, será necesario que un mecánico revise qué está pasando exactamente. No vale el “esto no es nada…” O “es una mala conexión…”.

Presta atención también a los olores, si hay algo que te resulta extraño, no dudes en que le hagan una inspección.

Revisa las inspecciones de ITV y las revisiones en taller

Normalmente en las ITV se apuntan los km que tiene, así que será difícil que te puedan engañar con un “reseteo” de kms. Pero mejor comprueba que ha realizado correctamente las revisiones de manera periódica según indique el fabricante y presta atención a detalles como el volante, que si está demasiado gastado indicaría un exceso de horas en el mismo que o bien corresponden con el kilometraje o bien el vendedor debería justificar el porqué de este uso excesivo.

Comprueba la documentación

Es necesario que la tarjeta de la ITV esté debidamente cumplimentada, tengas el permiso de circulación, recibo del último impuesto de matriculación y revisa (por si a caso) que el número de bastidor corresponde con el que aparece en la documentación. Por último, haz un contrato de compra/venta de manera legal para que los dos estéis sujetos a las condiciones que marquéis en dicho contrato.

Haz un poco de investigación

Si ves que un mismo modelo de coche de un determinado año está muy bien de precio de forma genérica, revisa que no tenga algún fallo grave que sea público. De ser así, habla con un mecánico profesional de confianza para que te asesore sobre este fallo.

Llévalo a un taller de confianza

Siempre será la mejor opción. En un taller mecánico podrán hacer una revisión de los puntos principales del coche y si lo solicitas también podrán revisar que no haya nada grave.

Conclusiones

Está claro que aún revisando este decálogo, puede haber algún error o despiste que resulte finalmente en una compra no del todo satisfactoria, pero lo que está claro es que si revisas todos y cada uno de los puntos arriba mencionados, será mucho más difícil que te la cuelen.

No olvides que en Santos Automoción estamos disponibles para cualquier revisión o consulta que quieras hacer sobre tu coche. ¡Te esperamos!